Annihilation in 2 Thessalonians 1:9 (Part 1): Destroyed by the Glory of His Manifest Presence

Note: This article is part of a series. Here, Part 1 presents a consistent, straightforward conditionalist understanding of 2 Thessalonians 1:9. Since conditionalists question the NIV’s interpolation (“and shut out from”)—practically the only time we would quibble with any modern English translation—Part 2 will cover the more complex issues raised by a traditionalist reading, showing that the simple face value reading is correct. All references are from the ESV unless otherwise noted.

2 Tesalonicenses1:9 Es uno de los primeros textos que me convencieron de tomar en serio la idea de la aniquilación. No solo de una manera aislada, donde parece obvio que la destrucción debida a la venida de Cristo es el punto; sino en el contexto de lo que se dice en los primeros capítulos de la epístola. (El NRSV incluso usa la palabra “aniquilación” apenas once versos más tarde con respecto al “hombre de iniquidad”, que es bastante intrigante por sí solo). El impacto general del pasaje debería hacer que cualquiera se detenga a considerar este tema, ya que retrata el día del juicio y el fuego del juicio de manera diferente de las expectativas familiares de la tradición cristiana. Con demasiada frecuencia, nuestros críticos tratan una sola palabra de este verso como un texto de prueba aislado a su favor, o sugieren que así es como lo tratamos nosotros, cuando por supuesto, cada parte debe prestar la debida atención al contexto estructural más completo.

“Los cuales sufrirán pena de eterna destrucción, excluidos de la gloria del Señor y de la presencia de su poder…” (2 Tes. 1:9-11 RV60)

Our conditionalist reading is that the glorious presence and power of the Lord directly causes the punishment of “destruction,” which is indeed “everlasting” as God’s permanent judgment. Let’s explore how this makes the best sense. Continue reading “Annihilation in 2 Thessalonians 1:9 (Part 1): Destroyed by the Glory of His Manifest Presence”